Revista

¡Compártelo!

Las familias en pobreza y el SENAME

«Duele la pobreza cuando se conoce de cerca, quizá por eso se intenta ocultar y marginar en extramuros. La solución es multisectorial y no conviene juzgar solo a una de las partes. Apoyar y fiscalizar al Sename importa, pero no reemplazará nunca a una familia»

La pobreza trae consigo muchos males, entre ellos, familias cuyos niños deben ser cuidados por el Servicio Nacional de Menores (Sename) y Cerro Navia es un ejemplo doloroso de esa realidad que, como Valoras UC1, hemos estudiado a través de sus escuelas2.

En reunión con la directora de una escuela, se detiene en la puerta un niño flaco y mal cuidado a quien se le indica una silla en el rincón. La directora me comenta después que el niño vive solo con sus hermanitas en una pieza, escondidos de los vecinos para que no llamen al Sename. Ella le ofreció que cuando estuviera mal, en vez de violentarse, fuera a su oficina. Al rato, entra una niña pequeña, con el pelo muy bien trenzado, que también se queda en la oficina, supongo que por regalona. Luego, me cuentan que su mamá alcohólica suele desaparecer, que el Sename se lleva a los niños y que la directora intercede para que los dejen estar en la escuela y tengan así
algún vínculo estable.

Pregunto cuántos niños tienen ese nivel de daño; 80% es la respuesta. Lo contrastamos posteriormente con profesores y asistentes en dos focus group. El resultado fue la misma cifra. Estudios en otras escuelas arrojan cifras similares, y más relatos. Niños que juegan en el recreo a la PDI: unos arrancan y otros buscan, apresan y esposan. El relato más impactante es el de una chica que los viernes no quería irse del colegio, porque esos días su mamá llegaba muy tarde del trabajo y el carrete de su hermano y amigos incluía violarla.

Así viven muchos niños en sectores de pobreza dura. Duele la pobreza cuando se conoce de cerca, quizá por eso se intenta ocultar y marginar en extramuros. La solución es multisectorial y no conviene juzgar solo a una de las partes. Apoyar y fiscalizar al Sename importa, pero no reemplazará nunca a una familia. Se requiere además legislar sobre programas de viviendas que hacinan y producen madres que “descuidan” a sus hijos viajando horas a sus trabajos. Necesitamos un sistema escolar de educación integral y no solo contenidista3. Una ciudadanía con valores de cooperación y solidaridad entendería por qué influye en la pobreza un modelo escolar que segrega eleccionando y usando copago4. Necesitamos un mundo empresarial que cuide la rentabilidad económica tanto como la social, con sueldos éticos más que mínimos, y programas de apoyo social a familias en riesgo.

Pienso que si Jesús viviera en Chile, estaría en Cerro Navia y sería asesor multisectorial, para cuidar a tantas familias que viven la pobreza.

Notas

  1. Valoras UC, programa de convivencia escolar y formación socioemocional y ética. CEDEL, Villarrica, Psicología, Santiago. Surge de un FONDEF el 2001.
  2. “Convivir bien, aprender mejor”, método de diagnóstico de convivencia y formación en escuelas, Valoras UC (CEDEL, Villarrica, Psicología, Santiago), es un proyecto con 90 escuelas en seis regiones chilenas (2014-2015), aproximadamente 20 de Cerro Navia (2015-2017) y seis del Proyecto FONDEF 15I0647, Villarrica (2016-17).
  3. FONDEF 15110647, en curso “Educación integral y cambio escolar: por qué lo uno necesita de lo otro”. UC, sede Villarrica
  4. Véase Bellei, C., El gran experimento, Editorial Lom, Santiago, 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contáctanos

Déjanos tus datos y luego nos pondremos en contacto contigo para resolver tus dudas.

Publica aquí

Te invitamos a ser un generador de contenido de nuestra revista. Si tienes un tema en que dialoguen la fe y la razón-cultura, ¡déjanos tus datos y nos pondremos en contacto!

Suscríbete

Si quieres recibir un mail periódico con los contenidos y novedades de la Revista déjanos tus datos.